GIRASOLES DE PERA Y QUESO GORGONZOLA CON ACEITE DE NUECES


Me encanta la pasta fresca, más que comerla, me gusta hacerla!! Y no os voy a engañar, no es una tarea rápida,
la verdad es que si piensas hacer pasta fresca rellena ya puedes contar con echar la mañana, pero os aseguro
que una vez hecha y en el plato te sientes como el mejor cocinero del mundo!!


Como os digo, la pasta fresca no es un plato rápido, pero es muy fácil, por lo que aunque seas un desastre
en la cocina lo puedes intentar con una probabilidad de éxito muy alta.
Hay algunos puntos que son importantes para conseguir este éxito:
- El amasado de la masa es muy sencillo, en caso de preparar pasta para rellenar SOLO hay que utilizar huevo,
harina y sal (ni agua, ni aceite). 
- Reposo: Un mínimo de media hora y un máximo de 2 horas.
- Estirado de la masa: Lo puedes hacer con  la máquina o con rodillo (yo tengo la máquina pero a veces
por no sacarla lo hago con el rodillo. MUY IMPORTANTE: La masa tiene que quedar muy fina, si no quieres
que en lugar de girasoles rellenos parezcan empanadas de cemento!!

Creo que con estos consejos evitaréis pasar por desastres culinarios (sí, son consejos que os doy porque...
digamos que se lo que pasa si no los seguís...).


Si os animáis a hacer vuestra propia pasta en casa, os dejo el enlace de la primera vez que lo intente yo.
Además, si no tenéis tiempo para hacerla vosotros, también os puedo sugerir algunas ideas, como los
 macarrones con bacon y queso o los tagliatelle con salsa de setas y trufa.


Ingredientes pasta fresca - 2 personas (con hambre)
200 gr de harina blanca
2 huevos
1 pizca de sal
1 huevo batido (para sellar la pasta al rellenarla)

Ingredientes relleno
4 peras
1 cuch. de azúcar moreno
150 gr de queso gorgonzola

Ingredientes aceite de nueces
Aceite de oliva
Sal
1 puñado de nueces
Cebollino o perejil


Preparación:

- Empezamos preparando la pasta, para ello ponemos la harina en un bol, con la pizca de sal y los huevos.
Mezclamos con los dedos y una vez estén mezclados los ingredientes lo pasamos a una superficie
enharinada para amasar durante unos minutos. Tiene que quedar una masa seca. Hacemos una bola y la
dejamos reposar (entre media y dos horas) en un bol tapado con papel film.
- Mientras reposa la masa podemos preparar el relleno: Pelamos y cortamos las peras en dados pequeños.
Salteamos ligeramente en una sartén con el azúcar moreno. Añadimos el queso y bajamos el fuego al mínimo.
Damos vueltas hasta que el queso este completamente fundido. Dejamos que enfríe.
- Estiramos la masa, con la máquina para pasta o el rodillo, pero tiene que quedar muy fina.
Cortamos con un cortador de flor y vamos poniendo sobre la mitad de las flores el relleno.
Con el huevo batido pintamos los bordes de las flores y tapamos con las flores que no llevan relleno, el huevo
nos ayudará a sellar la pasta para que no se nos escape el relleno al hervir los girasoles.
- Hervimos en agua con una pizca de sal durante unos minutos (esto depende del grosor de la pasta,
tendréis que vigilar la cocción, aunque si necesitáis 20 minutos para cocerla... Mala señal!)
- Mientras hervimos la pasta podemos preparar la vinagreta: En un bol pequeño ponemos el aceite, la sal,
la pimienta y las nueces picadas, removemos bien y añadimos el cebollino picado.
- Una vez cocinada  la pasta,  la escurrimos y la servimos en el plato con el aceite de nueces.


Comparte en Google Plus
    Comentarios en Blogger
    Comentarios en Facebook

12 comentarios :