PATÉ DE HIGADO DE POLLO CON TRUFA NEGRA


No soy muy amante de la carne... Como poca y no es una de mis especialidades en la cocina, lo reconozco, es mi asignatura pendiente! Y de la "casquería" ya ni hablemos! es un tema que me supera... Así que para mi este paté de hígado de pollo ha sido todo un reto!!!


Y es que yo para la carne soy muy "delicada" todo lo que no sea filete entero no me lo como, y menos casquería... En mi vida he comido callos, hígado, criadillas, etc... Como dice mi padre: "pobre pero delicada".


Pero esta vez he decidido intentarlo, ha sido mi primera experiencia con la casquería, en concreto con el hígado de pollo. Todo se debe a que mi padre cría unos fantásticos pollos ecologicos, criados con comida natural, sin medicamentos ni vacunas... Así que no podía desperdiciar la oportunidad de hacer paté!!


Ingredientes
250 gr de hígado de pollo
100 gr de pollo (sin huesos ni piel)
250 gr de mantequilla
150 ml de vino blanco
1/2 cebolla grande
Un chorrito de aceite de oliva
1 hoja de laurel
2 granos de pimienta
Una pizca de sal
100 ml de coñac trufado
1 trufa negra de 15-20 gr





 Preparación
- En una olla pochamos la cebolla troceada con el aceite de oliva y un poco de sal. Añadimos también la pimienta y la hoja de laurel.
- En esta olla añadimos los hígados troceados (limpios, que no lleven sangre ni nervios) y la carne de pollo troceada, dejamos que se cocine a fuego medio durante 10-15 minutos (hasta que el hígado y la carne estén completamente cocidos). En la mitad de la cocción añadimos el vino blanco.
- Una vez cocinada la carne colamos y tiramos el caldo que se haya hecho. Volvemos a poner la carne en la olla y añadimos la mantequilla y el coñac trufado. 
- Trituramos todo hasta que quede una crema espesa y todos los ingredientes estén bien mezclados. 
- Troceamos la trufa negra y la añadimos, removemos con una cuchara para que se mezcle con el paté.
- Ponemos en los recipientes que vayamos a guardar el paté y dejamos reposar en la nevera al menos 4 horas.
* Se puede poner en tarros y realizar el baño maría para conservarlos durante más tiempo.

 

El resultado es fantástico, os recomiendo que lo probéis si os gustan los patés, y si preferís una opción más vegana os dejo el enlace de mis patés de berenjenas y tomates secos.

Comparte en Google Plus
    Comentarios en Blogger
    Comentarios en Facebook

4 comentarios :

  1. Que buena pinta y que rico tiene que estar. Un beso

    ResponderEliminar
  2. pues yo este paté si que lo he preparado, pero con jamón cocido y sin trufa que eso es todo un lujo. La próxima vez voy a hacerlo idéntico al tuyo, me convence más. Gracias por compartir.

    ResponderEliminar