BOLLOS SUIZOS


La bollería no es mi fuerte... Me da un poco de pereza ponerme cada vez que leo esas recetas eternas de mil pasos en las que hay que amasar, dejar reposar, amasar, dejar reposar... Me duermo antes de acabar de leer la receta!! Hasta que el otro día me encontré con la inspiración (y tiempo) necesaria para intentarlo, el resultado fue muy bueno así que no descarto probar alguna receta más de este tipo!! Toda la culpa la tiene mi TIA OFE, que me hablo de estos bollos suizos que recordaba haber comido de pequeña cuando iba a la escuela.

 
Los bollos suizos son un tipo de bollo tipo brioche pero con menos contenido de mantequilla, es un "bollo pobre" (porque lleva poca mantequilla, el bollo "rico" sería el brioche que lleva más del doble). Siempre que intentamos hacer una receta de este tipo, y sobre todo en pastelería, es fundamental tener una receta "de confianza", es decir que sepamos que nos va a salir! Yo utilicé la que hay en el blog de Maria Lunarillos, os dejo el ENLACE.
 

INGREDIENTES
 
500 gr de harina de fuerza
250 gr de leche entera
2 huevos
90 gr de azúcar (yo utilicé moreno)
5 gr de sal
3 gr de levadura seca de panadería (ó 9 gr de lev. seca)
80 gr de mantequilla a temp. ambiente
 
1 huevo para pintar
Azúcar y agua
 

PREPARACIÓN

1. Prefermento:
Mezclamos la leche (tibia o caliente para que suba más rápido) con la levadura y 100 gr de harina. Dejamos reposar en un bol tapado (en un sitio calentito) y esperamos a que leve y las burbujas de la levadura suban a la superficie.
 
2. Masa final:
Añadimos al prefermento todos los ingredientes menos la mantequilla, que guardaremos para el final. Amasamos en el robot o a mano hasta que estén todos los ingredientes bien mezclados. Ahora vamos a dejar reposar durante 10 minutos y después volvemos a amasar durante 1 ó 2 minutos. Vamos a repetir este proceso de 2' de amasado y 10' de reposo varias veces, hasta que la masa este elástica.
 
Por último, cuando veamos que la masa esta lista (tiene que estár elástica, que no se pegue) añadimos la mantequilla (mejor si esta en pomada, casi completamente deshecha) y amasamos para que se integre con el resto de los ingredientes.
 
3. Levado
Una vez este bien amasada, la dejamos reposar en un bol tapado durante 1 ó 2 horas o hasta que doble el tamaño. Para conseguir un correcto levado hay que tener dos cosas: Tiempo (puede ser una hora o dos o tres, hay que dejarle lo que necesite) y Calor (ya os he hablado alguna vez del microclima de mi cocina, hay veces que es necesario cerrar la cocina y que suba la temperatura unos grados dejando el horno encendido entreabierto).
 
Una vez haya levado la pasamos a la encimera con un poco de harina y la amasamos para quitar el aire. Cortamos la masa en 15 porciones de 60 gr aproximadamente cada una.
 
Boleamos cada una de las porciones, este paso es muy importante para que luego en el horno no nos estallen los bollos. Tienen que quedar muy elásticos, para ello tenemos que ir amasando hacía dentro hasta crear una bola, dando tensión a la superficie.
 
Ponemos los bollos sobre el las bandejas de hornear y dejamos que leven de huevo (hay que dejar espacio entre los bollos porque aun aumentarán bastante de tamaño) cubiertos con papel film. Precalentamos el horno a 210º mientras levan (este calor les ayudará).
 
Batimos un huevo y pintamos los bollos con él. Repetiremos este paso 10 minutos después del primer pintado.


4. Azúcar perlado:
Ponemos varias cucharadas de azúcar en un plato hondo y añadimos un chorrito de agua, mezclamos y ponemos a secar el azúcar al lado del horno encendido, quedará como una especie de azúcar en piedras, que utilizaremos para decorar los bollos.
 
Hacemos con un cuchillo muy afilado un corte en el medio del bollo y dejamos que se abra naturalmente. Añadimos un par de cucharadas por encima del azúcar perlado.
 
5. Horneado:
Tendremos el horno precalentado a 210º y pondremos la bandeja con los bollos en la parte baja del horno, con calor arriba y abajo.
Una vez lo hayamos introducido en el horno bajamos la temperatura a 200º y horneamos durante 12 minutos, hasta que veamos que estén dorados.
Bajamos de nuevo la temperatura a 180º y dejamos un par de minutos más en el horno.
 
Una vez horneado lo dejaremos templar en una rejilla.


Por último solo me queda recordaros que me podéis seguir en FACEBOOK, INSTAGRAM Y PINTEREST, para estar al día de todas mis novedades y recetas y también podéis haceros seguidores del BLOG, os espero!!


Comparte en Google Plus
    Comentarios en Blogger
    Comentarios en Facebook

12 comentarios :

  1. Laura, te han quedado para envidiar, perfectos. El trabajo bien hecho tiene su recompensa, así que ánimo y a por otra! Besos, Pilar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!! Por lo menos le he perdido un poco el miedo a este tipo de masas, a ver si me atrevo con otra!

      Eliminar
  2. Cada dia me gusta mas preparar masas, cuando le cojas el gustillo ya no podras parar, aunque es verdad que se necesita mucho tiempo. Estos bollos son preciosos.
    Rosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rosa, a ver si le voy cogiendo el punto y asi me da menos pereza ponerme con este tipo de recetas, la verdad es que cuando ves el resultado te animas!! jejeje Un besin!

      Eliminar
  3. Que ricos, aunque un poco laboriosos!!

    ResponderEliminar
  4. Me pasa como a ti, lo de las masas no me gusta mucho, pero siempre apetecen unos panecillos como estos, relamente delciciosos y las fotos y presentación tambien. Un saludo y me quedo por aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si poco a poco voy haciendo mas recetas de este tipo! Un besin y bienvenida!

      Eliminar
  5. Sí, lo más importane es una buena receta y el resultado de esta salta a la vista.

    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón, la base para que salga bien es una buena receta!
      Un besin!

      Eliminar
  6. Madre mia que pintaza tienen, que delicias!!

    ResponderEliminar