BUÑUELOS DE VIENTO


Hoy toca receta tradicional!! No todo pueden ser recetas extranjeras y modernidades en el blog!! Y es que para aprender a cocinar no nos podemos olvidar de las recetas clásicas de toda la vida, no podemos correr antes de andar! Por eso hoy traigo un dulce de toda la vida, los buñuelos de viento.


Para quien no conozca estos dulces, son bolas de masa que se fríen en aceite de oliva y rebozan en azúcar, y el objetivo es que queden lo más esponjosas posibles. Esta receta de origen sefardí, se suele elaborar durante la Semana Santa y otras fiestas religiosas como Todos los Santos. Esta receta se puede enriquecer si rellenamos los buñuelos de crema o chocolate, aunque solos están espectaculares!!

 
La receta es de mi Tia Ofe (famosa en la familia por su receta de "TIGRES" que ya compartió en el blog) que a su vez ha heredado de mi abuela Irene (En el blog podéis encontrar también su receta de PASTEL DE PATATA Y CARNE, una de las recetas más visitadas del blog)


INGREDIENTES
 
1/4 de litro de agua
5 Huevos L
150 gr de harina blanca
100 gr de mantequilla
1 pizca de sal
1 pizca de levadura química
Corteza de limón
Azúcar (para rebozar los buñuelos)
Aceite de oliva suave (para la fritura)


PREPARACIÓN
 
En un bol mezclamos la harina, la levadura y una pizca de sal. Reservamos.
 
Ponemos en un cazo el agua, la mantequilla y la corteza de limón. Lo ponemos a fuego fuerte hasta que hierba y retiramos la corteza de limón.
 
Añadimos al cazo la harina, lo tenemos que hacer en un único movimiento "de golpe" y removemos enérgicamente hasta que la masa se despegue de las paredes.
 
Retiramos la masa de fuego y dejamos enfriar un poco.
 
Una vez este la masa templada, vamos añadiendo los huevos uno a uno, hasta que no este integrado el primero no ponemos el siguiente y así sucesivamente.
 
Para freír los buñuelos necesitamos una satén profunda tipo wok en la que pondremos abundante aceite de oliva (que los buñuelos estén cubiertos de sobras).
 
Cuando el aceite este caliente, ponemos una cucharada de masa en el aceite, y con la ayuda de otra cuchara empujamos hacia abajo para que se despegue la masa. Al principio se irán hacia el fondo de la sartén o cazuela, pero según se vayan cocinando por dentro irán subiendo a la superficie.
 
Una vez estén dorados los retiraremos de la satén con la ayuda de una espumadera y los dejamos en un plato con papel absorbente para que expulsen el exceso de aceite.
 
Antes de que se enfríen los rebozamos en azúcar.


No os olvidéis de que me podéis seguir en FACEBOOK, INSTAGRAM Y PINTEREST y así no os perderéis ninguna de mis recetas ni novedades, además también podéis haceros seguidores del BLOG, os espero!!




Comparte en Google Plus
    Comentarios en Blogger
    Comentarios en Facebook

8 comentarios :

  1. Pintaza!! tiene que estar para chuparse los dedos!! Bs.

    ResponderEliminar
  2. Nunca los he hecho, así que me apunto tu receta. Un bs

    ResponderEliminar
  3. Que ricos te han quedado, mi madre los preparaba así y nos poníamos moradas de pequeñas! que tiempos..a ver si saco un rato y los hago, te han quedado de 10!
    un beso

    ResponderEliminar
  4. Que ricos los buñuelos, son un dulce típico que apetece en cualquier época.Besos de Bea y Mara

    ResponderEliminar
  5. ¡Menuda delicia! ¡Como siempre una receta de lujo! Un beso preciosa

    ResponderEliminar
  6. Que ricos!! yo es que nunca los he hecho en casa.

    ResponderEliminar