FOCACCIA DE ROMERO Y ACEITUNAS


Hoy tenemos un clásico de la cocina italiana, una Focaccia de romero, aceitunas y aceite de oliva de Artasona. La focaccia es una especie de torta salada o pan plano que se puede aderezar con distintas hierbas aromáticas, aceitunas, tomates secos, queso, cebolla, etc. Se suele comer aliñada con aceite de oliva y sal gorda, y aunque está es la manera de comer esta delicia tradicional en Italia y Grecia, en otros países se suele partir por el medio y rellenar con jamón, bacón, queso, etc. Como si fuera un sándwich.


Una vez hallamos horneado la focaccia, es muy importante rociar el pan con un buen aceite de oliva, yo en este caso he utilizado el aceite de oliva de ARTASONA, que tiene un sabor muy intenso (pero a la vez delicado) y con ello he conseguido darle más carácter a esta sencilla receta.

 
Si os gusta la cocina italiana en el blog podéis encontrar otras recetas de este origen como los GNOQUIS A LA MARINERA, la PIZZA BIANCA CON TRUFA NEGRA ó los CUPCAKES DE TIRAMISU si buscáis algo dulce.

 
INGREDIENTES
 
250 gr de harina
25 gr de levadura fresca de panadería
1 cucharadita de sal
1 cucharadita de azúcar moreno
Aceite de Oliva
120 ml de agua tibia
Romero
Aceitunas
Sal gorda o en escamas
1 Rama de romero fresco
 

PREPARACIÓN
 
En un bol pequeño o una taza ponemos un chorrito de agua templada, una cucharada de azúcar, una cucharada de harina y la levadura. Removemos y dejamos unos 10 minutos reposar hasta que fermente y empiece a burbujear.
 
En un bol grande mezclamos la harina con una cucharadita de sal y un chorrito de aceite de oliva. Añadimos también el fermento de la levadura y mezclamos. Vamos añadiendo poco a poco el agua tibia mientras vamos amasando (a mano o con el robot o KA con el gancho). Hay que conseguir una masa elástica, que no se pegue a las manos.
 
Hacemos una bola con la masa y la ponemos en un bol, la dejamos tapada en un lugar calentito durante 1 hora aproximadamente o hasta que aumente de tamaño.
 
Una vez haya levado nuestra masa la ponemos sobre una superficie lisa, que este ligeramente enharinada y la estiramos con el rodillo. No hay que estirarla demasiado, no queremos una base de pizza, tiene que tener más grosor.
 
La ponemos sobre la bandeja de hornear y la tapamos con papel film y dejamos que vuelva a aumentar de tamaño. Para acelerar el proceso podemos dejarla al lado del horno mientras se calienta para el horneado.
 
Cuando tengamos la masa subida de nuevo hacemos unos hoyuelos con el dedo en la masa y introducimos una aceituna o una rama de romero en cada uno.  
 
Horneamos durante unos 20 minutos a 200º con calor arriba y abajo.
 
Una vez horneado echamos un chorrito de aceite de oliva por encima y espolvoreamos con sal en escamas. Es mejor si comemos la focaccia cuando aun esta un poco caliente.


Antes de irme os dejo el enlace de la entrevista que me hizo mi amiga Tamara Marbán para la revista digital VIVIR en la que explico algunas cosas de mi blog y de donde viene mi afición por la cocina: ENTREVISTA  en "VIVIR" 


No os olvidéis de que me podéis seguir en FACEBOOK, INSTAGRAM Y PINTEREST y así no os perderéis ninguna de mis recetas ni novedades, además también podéis haceros seguidores del BLOG, os espero!!


Comparte en Google Plus
    Comentarios en Blogger
    Comentarios en Facebook

4 comentarios :

  1. Me encanta la focaccia, hasta hace poco no la conocía, y ahora me vuelve loca!!!
    besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi igual Carmen, desde que la probe no puedo parar de hornear!

      Eliminar
  2. Deliciosa con aceituna, con romero, con queso, con salvia y...con sal solamente y es que todo lo que amasas te queda de lujo...dices que la masa inicial hay que dejarla hasta que empiece a burbujear? y luego ya...añadirla a la harina y amasar. Tengo que probarlo, vamos!!! Un abrazo tan suave y jugoso como la focaccia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Sonsoles, es una masa super sencilla, si dejas que suba bien te quedará de lujo!

      Eliminar