ALBÓNDIGAS DE PESCADO CON SALSA DE VINO BLANCO



Las albóndigas son un plato muy socorrido, en primer lugar podemos aprovechar carne o pescado que nos sobre para hacerlas, con lo que se convierte en una receta de aprovechamiento. Otro punto a favor que tienen es que se pueden cocinar y congelar hasta que las vayamos a comer si va a pasar mucho tiempo, de esta forma solo tenemos que calentar y comer. Además... A quien no le gustan las albóndigas??




 Este verano tuve la suerte de probar las mejores albóndigas del mundo... Os lo prometo!! Fue una experiencia extra sensorial!!! Fue en un restaurante en Asturias, durante las vacaciones, se llamaba Casa Sanchez (en Tornin, al lado de Cangas de Onís). Si algún día consigo hacer unas albóndigas tan buenas como las que comí ese día... Creo que moriré de la emoción!!! 
Mientras tanto sigo practicando, y hoy os traigo estas albóndigas de pescado y gambas con una salsa de vino blanco deliciosa (Necesitaréis una barra de pan por cabeza para untar la salsa).




INGREDIENTES

600 gr de pescado planco (merluza, rape, etc.)
12 langostinos
1/2 cebolla
1 ajo
Perejil
1 huevo
1 chorrito de leche
Pan rallado
Sal
Aceite de oliva virgen extra

INGREDIENTES PARA LA SALSA

1 vaso de vino blanco
1 vaso de caldo de pescado
1 vaso de agua
1 puñado de almendras tostadas
1 rebanada de pan
1 ajo
Perejil
Sal
Aceite de oliva virgen extra




PREPARACIÓN

Limpiamos el pescado y lo picamos con un cuchillo bien afilado, con cuidado de que no se nos cuele ninguna espina. 

Pelamos los langostinos y los cortamos en trocitos pequeños, los mezclamos con el pescado en un bol.

En una sartén con un chorrito de aceite de oliva pochamos la cebolla picada. Añadimos el pescado, el ajo picado, el perejil, un chorrito de leche y una pizca de sal. Cocinamos un par de minutos. 

Retiramos del fuego y añadimos el huevo batido. Mezclamos hasta que se integren todos los ingredientes. 

Vamos añadiendo poco a poco pan rallado mientras vamos removiendo, de esta manera nuestra masa irá espesando hasta que consigamos una consistencia firme para hacer las albóndigas. 

Dejamos reposar la masa en la nevera, para que nos sea más fácil hacer las albóndigas. 

Una vez haya reposado la masa, la sacamos de la nevera y damos forma a las albóndigas. 

Freímos las albóndigas en una sartén con abundante aceite de oliva (para que se compacten y no se rompan al cocinarlas con la salsa) y tal como las friamos las vamos poniendo en una cazuela.

Ponemos en el baso de la batidora o robot un puñado de almendras, un ajo, perejil, una rebanada de pan tostado y un chorrito de aceite de oliva. Trituramos bien y añadimos a la cazuela con las albóndigas.

Cubrimos las albóndigas con el vino, el caldo de pescado y el agua. Añadimos un poquito de sal y dejamos que cocine durante 20-30 minutos, hasta que espese la salsa.




Las albóndigas me encantan, no me puedo resistir!! Y estas de pescado están riquisimas!! En el blog podéis encontrar otros platos de este tipo como las ALBÓNDIGAS CON SALSA DE ALMENDRAS o una versión más moderna de este plato típico EL BOCADILLO DE ALBONDIGAS, no os podéis perder las recetas!!




 No os olvidéis de que me podéis seguir en FACEBOOK, INSTAGRAM Y PINTEREST y así no os perderéis ninguna de mis recetas ni novedades, además también podéis haceros seguidores del BLOG, os espero!! Ahora además me podéis encontrar también en TWITTER



Comparte en Google Plus
    Comentarios en Blogger
    Comentarios en Facebook

2 comentarios :

  1. Yo también soy fan de las albóndigas en todas sus variedades! Estas tienen que estar de escandalo, saludos

    ResponderEliminar
  2. Adoro las albóndigas y estas tuyas tienen una pinta increíble.
    Bss

    ResponderEliminar