PATATAS CON SALSA DE CABRALES Y MANZANA CARAMELIZADA



Este verano me convencieron unos amigos para ir de vacaciones a Asturias, al principio estaba un poco dudosa, yo soy más de Mediterráneo... Playa y calor... La verdad es que me encanto, que paisajes! Espectaculares, y por no hablar de la comida, que locura madre mía! Cachopo, Fabada, Tortos, etc... Y la sidra... Sin palabras!! Volví con la maleta llena (sidra, cabrales, quesos, etc.) y unos kilos de más, normal cuando te levantas por la mañana y tus compañeros de viaje te han preparado una fabada para desayunar (os lo prometo, no es broma!) y al día siguiente unos callos (insisto, para desayunar)... Así es imposible mantener la línea!!!
 

 
 
Una de las cosas que me traje de Asturias fue un Queso de Cabrales... A ver hay quien no lo puede ni oler, a mi me vuelve loca!! Tiene un olor tan intenso que para guardarlo en la nevera es necesario ponerlo en un tarro hermético, sino hasta los tomates saben a cabrales. Así que hoy os traigo esta receta inspirada en Asturias, unas patatas con salsa de cabrales y trocitos de manzana caramelizada (manzana y queso sabe a beso!) que están deliciosas!!
 



INGREDIENTES

3 ó 4 patatas
Aceite de oliva suave
120 gr de queso cabrales
200 ml de nata
1 chorrito de sidra
1 cucharadita de maicena
2 manzanas
2 cucharadas de azúcar moreno




PREPARACIÓN


En primer lugar hemos de pelar y lavar las patatas. Las cortamos en dados y las dejamos en un bol con agua, para que no se oscurezcan.

Pelamos las manzanas y las cortamos en cuadraditos pequeños, los ponemos en un cazo o sartén pequeña con las 2 cucharadas de azúcar a fuego medio-alto. Dejamos hasta que caramelice el azúcar y vamos removiendo para que no se pegue en el fondo de vez en cuando. Cuando este la manzana dorada lo retiramos del fuego y reservamos. 

En un cazo ponemos el queso cabrales y un chorrito de sidra, a fuego medio. Removemos para que se derrita el queso y añadimos la nata. Subimos el fuego y llevamos a ebullición, despues retiramos del fuego. En este momento es conveniente provar la salsa, si queremos darle más intensidad hay que añadirle más queso y volver a llevarlo al fuego de nuevo. En caso de que quede la salsa muy liquida podemos añadir una cucharadita de maicena para que espese. 

Escurrimos y secamos las patatas y las freimos en abundante aceite de oliva. Una vez fritas las ponemos en una bandeja sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite. 

Ponemos las patatas en la bandeja o plato en el que las vayamos a servir y salpimentamos. Echamos por encima de las patatas la salsa y la manzana caramelizada.




 No os olvidéis de que me podéis seguir en FACEBOOK, INSTAGRAM Y PINTEREST y así no os perderéis ninguna de mis recetas ni novedades, además también podéis haceros seguidores del BLOG, os espero!! Ahora además me podéis encontrar también en TWITTER.





Comparte en Google Plus
    Comentarios en Blogger
    Comentarios en Facebook

4 comentarios :

  1. Por favooooorr!! Cosa muy sencilla y sabrosa, me encanta. un besote.

    ResponderEliminar
  2. Yo soy fan total del cabrales pero mi familia no lo puede ni oler, pero igualmente me voy a preparar esta receta y me la voy a zampar yo sola, gracias guapa

    ResponderEliminar
  3. Tengo un cabrales en la nevera que me traje de Asturias... Pruebo tu receta hoy mismo!

    ResponderEliminar
  4. La receta está bien, pero las patatas al cabrales van cortadas más grandes y cubiertas de abundante salsa, está bien el chorro de sidra , y yo nunca le he puesto maizena, espesa por si sola con la nata y el queso.

    ResponderEliminar