RAVIOLIS DE CORDERO GUISADO



Una de las cosas más placenteras que hay en la cocina es hacer tu propia pasta fresca, a mi personalmente me encanta y aunque no es un proceso rápido ya que cuesta un poquillo, es muy reconfortante cuando la sirves en el plato. Yo cuando hago pasta fresca (rellena como la de este post) me pego practicamente toda la mañana entre que preparo el relleno, hago la masa, esta reposa, el estirado... Pero no os asustéis!!! Merece la pena y es muy entretenido!!!




Esta receta es muy especial, el cordero lo ha guisado mi madre que tiene una receta muy sencilla pero con un resultado espectacular, es el plato de los días de fiesta en nuestra casa. Cuando leáis los ingredientes vais a ver que no tiene ninguna complicación, es tan fácil que sorprende que el resultado este tan rico!!!




Así que os dejo con la receta de estos raviolis rellenos de cordero guisados con una salsa hecha con el mismo caldo de cocción. En casa fue un éxito y eso que entre que los cocine y hice las fotos se nos hicieron las 3 de la tarde hasta que pudimos comer... Es lo que tiene que haga la comida yo, entre que cocino y fotografío siempre se me hacen las mil y mi familia pone a prueba su paciencia, jejeje...




INGREDIENTES (4 personas)

Para la pasta:
3 huevos
300 gr de harina
1 pizca de sal

Para el relleno:
4 ó 5 chuletas de cordero
Aceite de oliva virgen extra
Sal y pimienta
1 ajo
Perejil
1 vaso de vino blanco
1 vaso de agua
1 trufa pequeña

Para la salsa:
Caldo de cocción de la carne
1 cucharada de maizena




PREPARACIÓN

En primer lugar hay que cocinar el cordero:
Freímos el cordero con un chorrito de aceite de oliva en una cazuela. Añadimos un ajo machacado, sal, pimienta y un manojito de perejil picado. Una vez este frito el cordero añadimos medio vaso de vino blanco y un vaso de agua. Tapamos la cazuela y la dejamos que cocine a fuego medio-bajo durante 30 minutos. Una vez haya pasado este tiempo rallamos una trufa pequeña por encima, removemos y dejamos que se enfríe.  

Una vez este frio el cordero tenemos que desmenuzarlo con las manos o con la ayuda de un cuchillo, teniendo cuidado de quitar todos los huesecillos. Lo ponemos en una cazo y lo cubrimos con la salsa de la cocción. Cocinamos a fuego muy bajo durante 10 minutos (esto es para que la carne quede super jugosa). 

Para preparar la pasta: 
Hacemos un volcán con la harina sobre una superficie limpia y lisa (donde vamos a amasar la pasta). Ponemos en el centro del volcán los huevos y removemos con un tenedor, que se vayan mezclando los ingredientes, hasta que vaya cogiendo consistencia y entonces amasamos con las manos. Tiene que quedar una masa consistente, cuando la tengamos hacemos una bola y la tapamos con papel film. Dejamos en la nevera durante al menos 1/2 hora para que repose. 

Una vez haya reposado la masa hay que estirarla, es más fácil hacerlo con la maquina de pasta pero si no tenéis podéis hacer lo mismo con un rodillo. Hay que estirar la pasta hasta que quede muy fina, no os preocupeis que no se romperá, si la dejáis demasiado gruesa luego quedarán los raviolis muy "ladrillos". 

Cortamos con un corta-galletas círculos de unos 6 cm de diámetro. Rellenamos con la carne y cerramos mojando los extremos con un poquito de agua para que se sellen los extremos, como si fuese una media luna. 

Para preparar la salsa: 
Colamos el caldo de cocción de la carne y la ponemos en un cazo. Ponemos a fuego fuerte y añadimos un chorrito de cognac trufado o wiski. Añadimos 1 cucharadita de maizena y removemos bien con varillas, hasta que quede una salsa clarita pero con cuerpo. Una vez hayamos cocinado la pasta añadiremos a nuestra salsa 1 vasito del caldo de cocción de esta. 

Cocinado de la pasta: 
Hervimos la pasta en abundante agua con una pizca de sal durante 10 minutos. Una vez haya pasado este tiempo escurrimos y guardamos un vaso del agua de cocción. Añadimos el agua a la salsa y mezclamos bien. Añadimos la salsa a la pasta y la cocinamos un minuto más a fuego medio.




En el blog podéis encontrar otras recetas de pasta fresca rellena como los GIRASOLES RELLENOS DE PERA Y GORGONZOLA o  recetas de pasta más sencillas pero igual de buenas como los TAGLIATELLE CON SALSA DE CALABAZA Y NUECES o los FUSILLONI A LA BOLOÑESA que conquistan al comensal más exigente!!




 No os olvidéis de que me podéis seguir en FACEBOOK, INSTAGRAM Y PINTEREST y así no os perderéis ninguna de mis recetas ni novedades, además también podéis haceros seguidores del BLOG, os espero!! Ahora además me podéis encontrar también en TWITTER.




Comparte en Google Plus
    Comentarios en Blogger
    Comentarios en Facebook

1 comentarios :

  1. Espectacular receta, supongo que eres de España, yo soy de la patagonia Argentina donde el cordero es uno de los "placeres gastronomicos" puedo si te interesa darte algunos tips para esta receta que es un caballito de batalla como decimos aqui en la cordillera andina
    Suerte y muy bueno, ahora veo tus otras recetas
    Pedro
    pedrolodes@gmail.com

    ResponderEliminar