GALLETAS SALADAS DE SEMILLAS


 
Ya se que me estoy poniendo muy pesada con el tema pero... Habéis leído últimamente las etiquetas de los productos de alimentación que compráis en el súper??? Ponerlo al lado de los ingredientes del KH7 (o cualquier otro tipo de producto de limpieza)... Tiene menos conservantes y productos químicos el limpiador que las galletas que yo me tomo en el desayuno!!!
Así que este año me he propuesto una cosa... Evitar cada vez más las comidas preparadas y hacer yo todo lo que pueda, empezando por las galletas saladas que tanto me pirran!!!
Y se que es imposible comer sano todos los días, pero con pequeños pasos se cambian las cosas grandes...
 



Así que aquí os traigo esta receta de galletas saladas de semillas, que están de muerte y no contienen ningún ingrediente químico, ni aceite de palma, ni conservantes... Solo amor! Mucho amor!
Son ideales para comer solas o con hummus (casero por supuesto) para untar.




INGREDIENTES
 
2 huevos
150 ml de aceite de girasol o oliva suave
60 ml de leche
Sal
250 gr de harina
50 gr de avena
100 gr de pistachos
30 gr de nueces
Semillas variadas (yo utilice sésamo, sésamo negro y semillas de lino)
Pasas y/o arandanos deshidratados
Pipas
Romero
Pimienta



 
PREPARACIÓN

Ponemos en un bol todos los ingredientes secos: Harina, avena, sal, pimienta, romero, pipas, pasas, arándanos, las semillas y los pistachos y las nueces troceadas. Lo mezclamos todo bien y reservamos.
 
En otro bol batimos los huevos con la leche y el aceite.
 
Juntamos las dos preparaciones y mezclamos, quedará una masa espesa, difícil de trabajar por ello en cuanto estén los ingredientes bien mezclados no hay que trabajarla.
 
En una bandeja de horno ponemos una lámina de papel antiadherente y estiramos la masa de las galletas, con el rodillo o con las manos aplanando hasta que quede uniforme, una plancha de medio centímetro de grosor aproximadamente.
 
Con un cuchillo vamos cortando rectángulos, empujamos un poco los bordes para que queden separaciones entre las galletas.
 
Ponemos en el congelador una media hora, mientras precalentamos el horno a 200º.
 
Bajamos el horno a 180º y horneamos las galletas durante 10-15 minutos, cuando veamos que están doradas las podemos sacar.
 
Recién sacadas del horno espolvoreamos por encima una pizca de sal y de pimienta, para que estén más sabrosas.



 
Yo soy súper fan de este tipo de galletas saladas, me encanta prepararlas cuando tengo tiempo y además como os decía antes, son mucho más sanas que las de compra! Por eso en el blog podéis encontrar más recetas de este tipo como por ejemplo las GALLETAS SALADAS (tipo crakers y super fácil de preparar) o las GALLETAS DE QUESO Y SEMILLAS DE AMAPOLA (irresistibles!)




No os olvidéis de que me podéis seguir en FACEBOOK, INSTAGRAM Y PINTEREST y así no os perderéis ninguna de mis recetas ni novedades, además también podéis haceros seguidores del BLOG, os espero!! Ahora además me podéis encontrar también en TWITTER.



Comparte en Google Plus
    Comentarios en Blogger
    Comentarios en Facebook

2 comentarios :

  1. Deliciosa receta, concuerda contigo en cuanto a la lectura de ingredientes de casi todo lo industrializado, vamos por más cosas hechas de verdad con ingredientes reales, cocina honesta y lo mejor llena de amor. Se ven deliciosas!!!! ������

    ResponderEliminar
  2. se ven muy apetecibles¡¡ me apunto la receta y voy probarlas.
    besos crisylaura

    ResponderEliminar