CHEESECAKE (sin horno) DE YOGURT Y FRUTAS



Antes de despedir el verano y comenzar con las recetas otoñales he preparado esta receta muy refrescante y ligera porque aunque tengamos ya ganas de ponernos las botas y los abrigos y cambiar de temporada, todavía hace calorcito y no apetece aún comer platos calientes ni de cuchara... Alarguemos mientras podamos el verano!!! Nos acordaremos de esto cuando estemos muertos de frio en invierno!!! Así que yo me resisto todavía a hacer el cambio de armario... Y de ingredientes!




Así que, antes de ponerme en modo "horno on" he preparado esta tarta de mousse de yogurt, como un cheesecake sin horno, solo con nevera.
Ya habréis visto que para este tipo de postre siempre utilizo la misma receta y la voy variando un poco según si es de frutas, limón, nutella, yogurt... etc. La verdad es que esta receta funciona muy bien, admite todo tipo de sabores y el resultado es espectacular así que por eso me resisto a cambiarla o hacerlo de otra manera.





INGREDIENTES

200 ml nata para montar
125 gr de queso Philadelphia
1 vasito de yogurt
100 gr de azúcar
1/2 vaso de leche
4 láminas de gelatina neutra
150 gr de galletas maria o integrales tipo digestive
50 gr de mantequilla
1 melocoton
1 kiwi
1 puñado de frambuesas 
1 puñado de moras




PREPARACIÓN

En primer lugar hemos de preparar la base de la tarta (o tartas si queréis hacer varios tamaños como hice yo, si solo queréis hacer una tarta necesitaréis un molde de 20 cm de diametro apróximadamente). Para ello hemos de fundir la mantequilla y mezclar con las galletas machacadas, hasta que quede una pasta arenosa, como de migas de pan. Ponemos esta masa en el fondo del molde y reservamos en la nevera.

Ponemos las láminas de gelatina a hidratar en un bol con agua fría, tendrán que estar al menos 5 minutos.

Vamos ahora a batir los ingredientes principales, para ello necesitaremos una batidora con varillas, un robot de cocina o la KA. Ponemos en el  bol de batir la nata, la philadelphia, el yogurt (todos muy frios) y el azúcar. Batimos a velocidad máxima hasta que monte la nata y estén todos los ingredientes bien integrados (cuidado en no pasarnos de batida porque se nos cortaría la nata). 

Sacamos las láminas de gelatina del agua y las escurrimos bien. Calentamos el medio vaso de leche y añadimos la gelatina, removemos con una cuchara hasta que se disuelva por completo. Incorporamos a la mezcla principal poco a poco, mientras removemos la nata.

Vertemos en el molde sobre la base de galletas. Dejamos reposar en la nevera al menos un par de horas. 

Pelamos y cortamos las frutas y una vez desmoldada la tarta las ponemos por encima. 




Espero que os haya gustado la receta y como os comentaba antes, una vez dominada está la podemos modificar cambiando algún ingrediente y hacer tartas tan diferentes como el CHEESECAKE DE NUTELLA o la tarta de CHEESECAKE DE FRUTAS DEL BOSQUE. Como véis dos tartas muy distintas a simple vista pero que se preparán prácticamente igual.




No os olvidéis de que me podéis seguir en FACEBOOK, INSTAGRAM Y PINTEREST y así no os perderéis ninguna de mis recetas ni novedades, además también podéis haceros seguidores del BLOG, os espero!! Ahora además me podéis encontrar también en TWITTER.



Comparte en Google Plus
    Comentarios en Blogger
    Comentarios en Facebook

1 comentarios :

  1. que bonita te ha quedado, las frutas le dan mucho color

    ResponderEliminar