SOPA DE TOMATE CON MOZARELLA Y ALBAHACA



¡Por fin ha llegado el frío!
No se vosotros pero yo ya tenía ganas, estaba ya cansada de estas altas temperaturas y este sin vivir con la ropa... Apetece ponerse abrigo pero toca ir en manga corta. Pero ya por fin parece que el tiempo se ha centrado y empieza a hacer frío. 
Con el frío no solo llegan los abrigos, los guantes, la nieve, la mantita en el sofá, etc. También llegan las sopas calentitas, los platos de cuchara y las largas tardes de hornear... ¿Como no me va a gustar el invierno?




Y cosas del cambio climático, este año en lugar de calabazas en otoño, hemos tenido tomates hasta hace poco en el huerto de mi padre (pero tomates de los buenos buenos) así que he probado por primera vez a hacer sopa de tomate y no se si es porque los tomates estaban buenísimos o por que la cocinera (yo) tenía un buen día, pero que sopa tan rica quedó. 




INGREDIENTES (4 personas)
6-8 tomates mediados
1/2 cebolla blanca
1 zanahoria
1 ajo
200 ml de nata
100 gr de mozarella fresca
50 gr de queso parmesano
Aceite de oliva
Hojas de albahaca
Sal
Pimienta
Caldo opcional *

* Si queremos que quede más sabroso podemos poner 1/2 litro de caldo de verduras o de pollo, así parece más tipo sopa. Si no ponemos caldo el sabor se parece más al del gazpacho. 




PREPARACIÓN

Lavamos los tomates, los escaldamos para quitar la piel. Una vez los tengamos pelados los troceamos y dejamos en un escurridor para que suelten el agua.

Cortamos el ajo, la cebolla y la zanahoria (no hace falta que lo piquemos demasiado ya que luego hay que triturar). Lo echamos en una cazuela con un chorrito de aceite de oliva y pochamos a fuego medio.  

Añadimos el tomate que teníamos escurriendo a la cazuela, salpimentamos y ponemos también un par de hojas de albahaca. Dejamos que cocine unos minutos.

Incorporamos  a la cazuela medio litro (la cantidad dependerá del tamaño de vuestras verduras, igual si los tomates eran muy grandes podemos añadir un poco más) de agua o caldo de verduras y/o pollo. 
Dejamos que cocine durante 15-20 minutos a fuego alto hasta que rompa a hervir y luego bajamos a fuego medio. 

Mientras se cocina la sopa vamos a preparar el aceite de albahaca: Para ello hemos de poner en un mortero unas hojas de albahaca, una pizca de sal gorda y un chorrito de aceite de oliva virgen extra, machacamos bien hasta que quede un aceite verdoso. Reservamos.

Preparamos también la crema de mozarella: Ponemos en un cazo la nata (o leche) y la mozarella troceada y el parmesano rallado. Ponemos a fuego medio/bajo y vamos removiendo hasta que quede una crema de queso. Puede tardar entre 10 y 15 minutos a fuego bajo hasta que quede todo integrado. 

Volvemos a la sopa, una vez cocinada la hemos de triturar, asegurándonos de que quede una textura bien fina. Podemos incluso pasarla por el chino. 

Servimos la sopa calentita en un bol y añadimos un poco de crema de queso y un chorrito del aceite de albahaca.




Espero que os haya gustado esta receta y recordad que en el ÍNDICE del blog podéis encontrar esta y otras muchas recetas de sopas purés y platos de cuchara para el invierno, desde un guiso rápido de garbanzos pasando por una crema de guisantes, no os lo perdáis porque os solucionará muchos días en los que no sabemos que hacer para la comida o la cena. 




No os olvidéis de que me podéis seguir en FACEBOOK, INSTAGRAM (no os podéis perder mis stories!!) Y PINTEREST y así no os perderéis ninguna de mis recetas ni novedades, además también podéis haceros seguidores del BLOG, os espero!! Ahora además me podéis encontrar también en TWITTER.
Y por último... Os recuerdo que a partir de YA me podéis seguir en mi canal de YOUTUBE así que subscribiros por favor!!
¡Hasta pronto amigos!  
 
 
Comparte en Google Plus

0 comentarios :

Publicar un comentario